fbpx

Como en todas las historias, creo que el principio es importante. Porque, aunque algunos dicen que
no es cómo se empieza sino cómo se termina, el inicio da lugar a todo lo demás.

Me llamo Erika Sanz ¡Bienvenidos a uno de mis sueños!

Y puede que también a mi forma de vida. Pero, ¿Cómo surgió Booty Shape Movement? Pues todo comenzó hace unos años. Puede que el hecho de que mi vida siempre haya estado ligada al mundo de la actuación, la danza y la música; tuviera algo que ver. Cuando era pequeña no existía Internet, pero siempre me he considerado una persona con inquietudes y con muchas ganas de desarrollarme tanto a nivel profesional como a nivel personal. ¿Que había un grupo de baile? Allí que iba yo.
¿Que me enteraba que cerca había un grupo de teatro? Esa noche no dormía. Y así, y como muchos de vosotros ya sabréis, eso me llevó a formar parte del elenco de Un paso adelante (sí, era esa chica del pelo rosa…), Águila Roja (TVE), SMS (La Sexta), Supervillanos (Orange), Mis adorables vecinos (Antena3), Aída (T5), Cuenta atrás (Cuatro); entre muchos otros.

Sin embargo, el mundo del fitness también ha estado presente todo el tiempo en mi vida, un día, me di cuenta de que había muchos estilos de danza que no se bailaban en las academias de danza en España. Si querías acceder a esos estilos, solo había un lugar donde se practicaban, en los gimnasios o a través de videoclips (a los que sólo tenías acceso si los emitían en la tele o te los grababas con una cinta VHS) ¿os lo podéis creer?

En mí se despertó una inquietud, una extraña necesidad, y comencé a investigar sobre quiénes eran los trainers más tops del momento y aunque tenía que viajar varias horas cada día, necesitaba acceder a esas clases; y al final, acabé yo misma, formando a trainers en estos estilos, más comúnmente conocidos como aero hip-hop, aero jazz o aero latin. Todo ello sin dejar de estudiar interpretación y danza en escuelas de Valencia, Madrid, Londres, Nueva York y Los Ángeles, mientras estaba sumergida de lleno en mi carrera profesional como actriz.

Pero un día, decidí lanzar al mundo lo que yo necesitaba expresar. Quería recuperar y mezclar la danza tal y como yo la viví y la aprendí, como yo la sentía: La magia de bailar en un gimnasio. Así nació Booty Shape Movement, como una disciplina en la que da igual que no sepas bailar, porque al estar integrados los ejercicios de tonificación dentro de la coreografía, inmediatamente te permite conectar con tu cuerpo y llevar tus emociones al límite de tus propias fronteras; donde nadie te
juzga y solo se siente y se trabaja libre.

Así que, siendo esto tan especial para mí ¿Cómo no lo iba a compartir con todos vosotros?